Las subvenciones a instalar placas solares en casa lleva a amortizaciones nunca vistas

El sector fotovoltaico ha aguantado extraordinariamente bien la crisis de la covid y 2020 fue histórico porque en plantas en suelo, la capacidad instalada alcanzó los 2,8 GWp, inferior a 2019, pero con el hito que supone que se desplegaran esas cifras sin ningún tipo de ayuda pública o esquema regulatorio.

En autoconsumo, la potencia instalada aumentó en 596 MWn, lo que supone un avance del 30% respecto al año anterior, mostrando la resiliencia de este sector ante el covid. Y este año no se pone el freno, con una amplia cartera de proyectos en desarrollo en plantas en suelo.

A fecha 31 de diciembre de 2020 y solo para fotovoltaica, había 97 GW que se habían adjudicado el permiso de acceso y conexión y estaban pendientes de la puesta en servicio y 20 GW que estaban en trámites para obtenerlo. Las estimaciones de nueva capacidad se sitúan en el orden de los 2-3 GW para plantas en suelo.

Por si fuera poco, este sector recibirá ayudas en forma de programas vinculados al plan nacional de recuperación permitirán dar un impulso mayor a este sector.

El gobierno abre las subvenciones las fotovoltaicas

Recordemos que los PGE 2021 priorizan el cuidado del planeta y refuerzan los compromisos con la transición verde. En este punto tenemos 5.390 millones del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia para la promoción de energías renovables, eficiencia energética y movilidad sostenible, y para convenios de transición justa en zonas de transición energética.

Y ¿en qué se traduce estas dotaciones? este mes ya vimos que el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto por el que se darán ayudas para instalaciones de autoconsumo, almacenamiento detrás del contador y climatización con energías renovables.

En este decreto debemos destacar las ayudas por valor de 660 millones de euros que se destinaran a:

  • Realización de instalaciones de autoconsumo, con fuentes de energía renovables, en el sector servicios, con o sin almacenamiento (120 millones).
  • Realización de instalaciones de autoconsumo, con fuentes de energía renovable, en otros sectores productivos de la economía, con o sin almacenamiento (175 millones).
  • Incorporación de almacenamiento en instalaciones de autoconsumo, con fuentes de energía renovable, ya existentes en el sector servicios y otros sectores productivos (45 millones).
  • Instalaciones de autoconsumo, con fuentes de energía renovable, en el sector residencial, las administraciones públicas y el tercer sector, con o sin almacenamiento (215 millones).
  • Incorporación de almacenamiento en instalaciones de autoconsumo, con fuentes de energía renovable, ya existentes en el sector residencial, las administraciones públicas y el tercer sector (5 millones).
  • Realización de instalaciones de energías renovables térmicas en el sector residencial (100 millones).
Foto

Los 660 millones inicialmente presupuestados se ampliarán, según se vayan ejecutando las cuantías iniciales asignadas a cada Comunidad Autónoma, hasta alcanzar los 1.320 millones del programa total; las comunidades y ciudades autónomas deberán comprometer un 80% del presupuesto inicial durante el primer año o tendrán que reintegrar la mitad de lo no comprometido en el plazo de 15 meses desde la publicación en el BOE de este Real Decreto.

Las subvenciones mejorarán el periodo de amortización

El Gobierno valora que con esta dotación se permitirán construir 1.850 MW de generación renovable, incluyendo la sustitución de combustibles fósiles por energía renovable en calefacción y refrigeración en más de 40.000 viviendas.

La intensidad de las ayudas variará en función del beneficiario y del tipo de instalación, lo que es clave para determinar las amortizaciones. Para las empresas se asignará un porcentaje sobre el volumen de inversión inicial –hasta un máximo–, mientras que para los particulares y las administraciones públicas se subvencionará un porcentaje fijo.

En el caso de la energía solar fotovoltaica las ayudas abarcarán desde el 15% para una gran empresa hasta el 45% para una pyme o un sistema pequeño, inferior a 10 kW; los particulares podrán beneficiarse de un 40% -sube al 50% en los sistemas de autoconsumo colectivo– y las administraciones públicas del 70%. Se valorará la retirada de cubiertas de amianto y la instalación de marquesinas para optimizar el uso del espacio, como es frecuente en aparcamientos.

En el artículo “Rentabilidad de las energías renovables y el autoconsumo como una oportunidad“, concluimos que en un escenario base en el que los excedentes se remuneren con 0,04 euros/kWh y en el que los hogares instalan 2 kW de energía solar fotovoltaica y las pymes 15 kW, reflejando unos períodos de amortización de la inversión se sitúan entre 7 años y medio y 12 años, en otras palabras rentabilidades entre el 8,33% y el 13,33%.

Si el Estado llega a subvencionar el 40% eso significa que los tiempos de amortización se acortan sustancialmente, con una reducción de tres y hasta casi cinco años, porque el periodo de amortización quedaría en 4 años y medio y 7 años y su rentabilidad escalaría desde el 14% hasta el 22%.

Como vemos, la fotovoltaica ya era rentable y, con esta media, se incrementa la rentabilidad. A ello, debemos de sumar que se han mantenido y extendido los incentivos fiscales al autoconsumo en los impuestos locales y se introdujeron medidas específicas de promoción a nivel regional, por lo que las estimaciones de amortizaciones podrían, incluso, reducirse si se tiene en cuenta todo el componente fiscal.

Fuente: ElBlogSalmón.com